Sus numerosos bancos y empresas han creado un horizonte impresionante convirtiéndola, además, en una de las ciudades financieras más importantes e influyentes . En ella se encuentra la sede del Banco Central Europeo y cuenta con dos de los cuatro edificios más altos de Europa. Por eso a Frankfurt se la conoce como la pequeña Manhattan de Europa.

Ver publicación