Cuenta la leyenda que Maui y sus hermanos salían de pesca a diario. Maui, de gran imaginación y maestro del engaño, siempre que no pescaba nada se las ingeniaba para robarle un pez a sus hermanos y decir que lo había pescado él. Sus hermanos, cansados de sus mentiras, decidieron no llevarle más a pescar con ellos dejándole con su madre en casa.

Ver publicación