Procedente de la tierra del Bierzo, del Valle de Fornela; de flores, manantiales y de las manos del hombre: agua, maltas, lúpulos, colmenas, miel… La cerveza Castreña combina todo ello mediante la cocción de maltas selectas y lúpulos de primera calidad con miel pura de abeja de alta montaña siguiendo una antigua tradición celta que ha dado a la miel el peso de ser un valioso ingrediente.

Una mezcla de tres elementos puros, como la naturaleza hecha miel, el cervecero y el apicultor, cuyo mimo y querencia por la naturaleza y su tierra da como fruto una bebida que acerca el paladar a sabores puros que evocan tiempos pretéritos.

En Castreña, con su propia miel, elaboran cuatro estilos diferentes de cervezas: Honey IPA, Honey APA, Belgian e Hidromiel.

Unas cervezas en las que lo artesano vale el doble.

Cervezas Castreña