El gran Lebowski (1998).

Algunas veces la cerveza sirve para algo más que para ser bebida. Jeff Bridges, en este fragmento de la película, nos muestra todo lo que no hay que hacer mientras se conduce.