La fecha de caducidad

Bueno, mejor dicho, la fecha de envasado. Y aunque hay dos historias bien distintas, no hay duda de que la familia Capone (Al o Ralph) impulsó la inclusión de la fecha de envasado en la leche y que luego llegaría al resto de alimentos y bebidas. Y las dos historias tienen un mismo origen: la muerte de un niño por beber leche en mal estado.

Al Capone

Con la entrada en vigor de la ley seca, Al Capone encuentra en el negocio de la leche una nueva fuente de ingresos. Su objetivo fue adquirir la empresa lechera Meadowmoor.Después de negociar infructuosamente la compra con el sindicato de lecheros, decidió secuestrar al presidente del sindicato adquiriendo con el rescate (50.000 dolares) la lechera y su flota de camiones.

Una vez adquirida Meadowmoor convenció al consejo de la ciudad de Chicago para obligar por ley a todos los lecheros a que sus botellas llevasen estampada la fecha de envasado y la gente supiera si la leche estaba o no en mal estado antes de consumirla.

Al Capone previamente se había hecho con el mercado de máquinas estampadoras, lo que disparó el precio de las mismas y obligó a sus competidores a pasar por caja para poder cumplir con la ley. Todo un gran y buen negocio.

Ralph Capone

Deirdre Marie Capone, nieta de Ralph y autora del libro Tío Al Capone: la historia no contada desde dentro de su familia, cuenta en el libro los esfuerzos de su abuelo para poner etiquetas con fecha de envasado en las botellas de leche, lo que le llevó a ganarse el apodo de “botellas”.

Mi abuelo fue a Springfield, Illinois, por su cuenta y presionó a la industria de la leche para comenzar a poner en la botella la fecha en que se envasa la leche.

Lo dicho. Afortunadamente a los Capone solo les debemos que los alimentos comenzaran a llevar fecha de envasado. Menudos eran para las deudas.