A Édouard Manet (1832-1883), pionero del impresionismo, le gustaba plasmar con sus pinceles escenas cotidianas de las calles de París, de sus bares y cafeterías.

En sus obras, la cerveza, nuestra protagonista, está presente y, en seis de ellas, acompañada de mujeres, bien como camareras, bebedoras o en compañía de caballeros bebedores de cerveza.

Como refleja el título de sus cuadros, el tipo cerveza que se bebía  en la época del pintor era la bock, una clásica cerveza lager de baja fermentación, pudiendo ser tanto clara como oscura, con mucho cuerpo y una graduación alcohólica, entre 4.5 y 6.5%. Aunque las bock están hechas generalmente de cebada para su elaboración se puede utilizar una parte de trigo (weizenbock).

 

De izquierda a derecha, de arriba hacia abajo:

Café Concierto

Le Bon Bock, Emile Bellot

En el café

Mujeres bebiendo bocks

La camarera

La camarera de bock (la misma protagonista que el anterior cuadro pero distinta escena. El hombre de la pipa es el compañero sentimental de la camarera)

Un bar del Folies Bergère (¿las cervezas? En la esquina inferior derecha del cuadro se pueden ver las botellas).