Creada en 2011, Schorschbock 57  es una de las cervezas más fuerte del mundo con un 57,5% de volumen de alcohol. Los maestros cerveceros alemanes de Schorschbräu solo hicieron 36 botellas. Con cualquiera de ellas, un sorbo es suficiente para pasar una noche muy larga y despertar con un buen dolor de cabeza.

 

 

Si quieres beberte una Schorschbock 57 del 2011, prepárate a soltar más de 200 euros por botella, suponiendo que en la actualidad quede alguna.

 

 

La cerveza de estilo Eisbock (la bock de hielo), se elabora congelanado parte de la cerveza, el agua, para luego eliminar los cristales de hielo. Ello da lugar a un aumento de sabor y, lo más importante, a un aumento en el contenido de alcohol

En una entrevista, Georg Tscheuschner (maestro cervecero de Schorschbräu), comentó que “la medición mostró dio 59,82% de alcohol, pero para conseguir un mejor color se mezcló con una bock de 45%, y como resultado final fue la cerveza record mundial en 2011, con 57,7% vol.

Aquí podéis leer la entrevista completa en inglés

Schorschbräu

En 2012 la Schorschbock fue destronada como la cerveza más fuerte del mundo por la BrewDog Armageddon con 65% de volumen en alcohol.