Para un artista cualquier superficie u objeto es bueno para expresar su talento y creatividad. Y eso es lo que ha hecho el diseñador de packaging ruso Ramm ND, conviertiendo algo tan cotidiano como puede ser una lata de cerveza algo mucho más especial.

La silueta de unos edificios con un suelo enlosado por donde camina la gente, va mucho más lejos de puro y simple diseño y contiene un giño marketiniano y sugerente que obliga a adquirir dos latas para dar sentido al concepto y composición que viste la lata.